Preguntas sobre el melanoma

¿Has sido diagnosticado con melanoma avanzado? Las siguientes 5 preguntas podrían servirte de guía en tu diálogo con tu médico:

  1. ¿En qué estadio está tu melanoma?
    El melanoma se divide en 4 estadios principales del cáncer, según el grosor del tumor, y si se ha diseminado o no a los nódulos linfáticos cercanos o a otros órganos. Los médicos determinan el estadio de la enfermedad realizando una serie de exámenes físicos – entre ellos, biopsias.
    Determinar el estadio del melanoma ayuda a los médicos a desarrollar un plan de tratamiento adecuado.
    El estadio I es cuando el tumor canceroso se ha formado en la piel; y cuando llega al estadio IV, el cáncer se ha diseminado más allá de la piel y ha alcanzado otros órganos, como los pulmones, los huesos, el cerebro o el hígado. Un melanoma en estadio I es pequeño y tiene una tasa de tratamiento muy efectiva. Pero mientras más alto el estadio, más difícil de tratar es.
    El melanoma de estadio II se define por el grosor y la ulceración del tumor. En este estadio no hay nódulos linfáticos implicados ni diseminación a otros órganos. El tratamiento puede incluir cirugía, una biopsia del nódulo linfático centinela o terapia adyuvante. Los melanomas en estadio II se consideran melanomas intermedios y aunque no se han diseminado más allá de la piel, generalmente tienen más de 1 mm de grosor y pueden crecer a un ritmo mayor que un melanoma de estadio I. Tanto el American Joint Committee on Cancer  como la Organización Mundial de la Salud recomiendan una biopsia del nódulo linfático centinela como procedimiento para determinar el estadio en aquellos pacientes con un melanoma primario de más de 1 mm de grosor.
    Mientras que los melanomas de estadio III extirpables son tumores que se han diseminado a los nódulos linfáticos, pero todavía pueden eliminarse con cirugía; los tumores no extirpables de estadio III puede que se hayan diseminado más allá de la piel y hacia los nódulos linfáticos, y puede ser que una cirugía no logre extirpar completamente el cáncer. El melanoma de estadio III no extirpable se considera peligroso. Se recomienda hacer pruebas genéticas para este estadio de la enfermedad.
    La cantidad de melanoma en tus nódulos linfáticos, así como cuántos nódulos linfáticos están involucrados, son factores clave a la hora de evaluar el curso potencial de tu enfermedad y de tu tratamiento.
    El melanoma en estadio IV, también llamado melanoma metastásico, es la forma más peligrosa de cáncer de la piel. Aunque no tiene cura, durante los últimos años, hemos comenzado a comprender al melanoma metastático de una forma diferente. Sabemos que el melanoma es uno de los cánceres con la mayor frecuencia de alteraciones genéticas, o mutaciones, y estas mutaciones pueden afectar la forma de enfrentar el cáncer. Las investigaciones continúan para descubrir nuevas terapias y enfoques de tratamiento para abordar estas mutaciones, y ahora más que nunca las personas con melanoma avanzado tienen acceso a más tratamientos. De hecho, la supervivencia global en el melanoma metastático se ha más que triplicado desde la década de 1970.
    Es importante que hables con tu médico sobre los diferentes estadios del melanoma. Debes programar exámenes regulares de la piel y los nódulos linfáticos para detectar cualquier posibilidad de recurrencia después del tratamiento.
  2. Si tienes un melanoma avanzado, ¿has hecho pruebas al tumor para saber si eres positivo para alguna mutación genética?
    El melanoma es uno de los tipos de cáncer con la mayor frecuencia de alteraciones genéticas, o mutaciones, y estas mutaciones pueden influir en la manera de enfrentar el tumor.
    Realizar pruebas para detectar alteraciones genéticas específicas en el tumor, o mutaciones, es un paso clave para identificar las opciones de tratamiento más apropiadas. Por eso es muy importante saber si eres positivo para alguna mutación y qué tipo de mutación es. Habla con un médico acerca de las maneras de identificar las mutaciones en los melanomas avanzados y cómo éstas pueden influir en el plan de tratamiento.
    Hay varias mutaciones para las que se pueden hacer pruebas, entre ellas BRAF, NRAS y c-KIT, y estas pruebas para detectar mutaciones se recomiendan para los pacientes que estén en este estadio de la enfermedad.
    También hay diferentes tipos de pruebas genéticas disponibles. Las pruebas genéticas se realizan con una muestra del tumor que tu médico obtiene (conocida también como biopsia). Algunas pruebas sólo pueden detectar las mutaciones más comunes, mientras otras tienen mayor sensibilidad y pueden detectar más mutaciones. Puedes preguntarle a tu médico sobre los tipos de pruebas genéticas disponibles para recibir toda la información que puedas sobre la enfermedad que estás enfrentando.
    Si ya le han hecho pruebas al tumor para detectar mutaciones genéticas, ya has dado un paso muy importante para conocer todo lo que sea posible sobre la forma de melanoma avanzado que estás enfrentando.
  3. ¿Sabes si tu melanoma es BRAF+?
    El gen BRAF da instrucciones para la formación de una proteína llamada B-RAF, la cual controla varias funciones importantes de las células, incluida la rapidez con que éstas crecen, la frecuencia con que se dividen y cuánto tiempo viven. Los cambios del gen BRAF pueden traer como resultado una señalización anormal en la vía MAPK – una cadena de muchas proteínas, incluida la B-RAF (creada por el gen BRAF) – y estimular el crecimiento de las células del melanoma. Las mutaciones del BRAF son el tipo de mutación genética más común que se asocia con el melanoma avanzado.
    La mutación del BRAF se encuentra en aproximadamente el 50% de los melanomas y es más común en los pacientes cuyos tumores no son provocados por daños crónicos causados por el sol. Es importante hablar con tu médico sobre las mutaciones del BRAF porque éstas pueden marcar la diferencia a la hora de tomar en las decisiones relacionadas con el tratamiento.
    Entre otras mutaciones comunes están NRAS y c-KIT, y hay un número de estrategias de tratamiento disponibles para estas formas de melanoma avanzado.
    Es importante conocer si eres positivo para alguna forma específica de melanoma avanzado porque esto ayuda a tu médico a identificar el mejor tratamiento para enfrentar tu melanoma.
  4. ¿Te resulta difícil hablar con tus amigos sobre la situación por la que estás pasando?
    El cáncer es muy personal, desde la manera en que impacta a cada persona hasta la forma en que devasta a las familias. No existe una sola manera en la que las personas deben dar a conocer un diagnóstico de melanoma avanzado, o a quién se le debe dar a conocer. Es común preocuparse acerca de cómo informarles sobre un diagnóstico de melanoma avanzado a la familia, los amigos e incluso a los propios hijos. Sin embargo, es importante que las personas con las que tienes una relación más estrecha cuenten con la información que necesitan para ofrecer apoyo.
  5. ¿Has encontrado a un especialista en melanoma o un centro de excelencia dedicado al melanoma?
    Encontrar a un médico especializado en melanoma, o un centro de excelencia dedicado al melanoma, puede ayudarte a recibir el tratamiento más apropiado. Estas entidades por lo general están al tanto de los últimos lineamientos y tratamientos, y tienen acceso a los ensayos clínicos. Estos expertos y centros también ayudan a los pacientes y a sus cuidadores a encontrar los recursos adicionales que necesitan mientras se someten al tratamiento.

Es importante recordar que no estás solo.

Para obtener recursos adicionales, apoyo e información sobre el melanoma, visita AIM at Melanoma, la Fundación Internacional del Melanoma, la Fundación de Investigación del Melanoma; o las siguientes organizaciones regionales: